Reformar suelo industrial. Rehabilitación de pavimento industrial. Hormigón semipulido.

El pavimento en zonas industriales está sometido a un continuo desgaste soportando cargas de todo tipo.

Una solución para su rehabilitación es realizar un recrecido de hormigón con acabado semipulido.

El recrecido de hormigón puede tener un espesor mínimo de unos 10 cm, que taparía la base deteriorada añadiéndole más robustez y permitiendo dar un acabado totalmente nivelado.

Vertido de hormigón.

Recrecido de hormigón semipulido.

Uno de los acabados más demandados en las naves industriales es el semipulido, se trata de un tipo de acabado logrado con fratasadora mecánica el cual deja la superficie casi con apariencia pulida pero con un mínimo de rugosidad para permitir una gran adherencia tanto para personas como para vehículos industriales.

Para una mayor resistencia se le puede añadir al hormigón elementos como fibras o mallazos para armar el hormigón.

Es una forma rápida de reformar un pavimento industrial ya que se pueden cubrir muchos metros en muy poco tiempo y además resulta más ventajoso que otros tipos de acabados ya que es más económico y duradero.