Hormigón impreso

Vertido y extendido

  • La operación de vertido de hormigón se realiza de diferentes formas dependiendo de la accesibilidad del trabajo.
  • El vertido es llevado a cabo por nuestros operarios al mismo tiempo que realizan el extendido ajustándose a las variantes que el tajo exija basándonos en la cota, pendientes, encofrado, etc.
  • En esta fase de vertido cabe la posibilidad de dotar al hormigón de una mayor resistencia tanto a la compresión como al desgaste mediante la utilización de FIBRAS (de diferentes tipos recogidas en nuestro catálogo).

Talochado e imprimación del color

Seguidamente se continuará con el talochado de forma que la superficie del pavimento quede lisa para posteriormente aplicarle en toda la región donde se vaya a realizar el impreso, una dosis espolvoreada uniformemente de pigmentos de COLOR (a escoger por el cliente dentro de una alta gama de colores recogidos en nuestro catálogo), volviendo a pasar de nuevo la talocha para que la superficie se impregne del color.

Moldeado y acabado

A continuación se aplica un desencofrante por toda la superficie donde van a ser colocados los MOLDES (también a escoger por el cliente en su gran variedad en nuestro catálogo).
Una vez realizado el impreso y transcurrido un tiempo de curado, seguiremos con el correspondiente corte de juntas de retracción, la limpieza del pavimento y la imprimación de RESINA específica para cada pavimento.

¿En qué tipo de pavimento se usa y qué finalidad tiene?

  • Este tipo de pavimento se usa para dotarlo de un acabado que imita la forma del adoquinado, la piedra, la madera, entre muchos otros con la posibilidad de hacerlo en muchos colores. Se usa en ENTRADAS A CASAS, PASEOS, PLAZAS, etc.
  • Aunque su finalidad principal es la estética, este tipo de pavimento tiene una gran resistencia al desgaste.